martes, 21 de abril de 2015

Home decor: conservar un vinilo de pared

Seguro que os ha pasado a muchas. Os pongo en situación (venga que viene unas historia de esas en plan ley de murphy que tanto nos gustan a todas)

Hace unos años empezaron a salir los vinilos decorativos para paredes. Y pensamos todas, genial! decoraremos la pared sin hacer agujeros, sin marcos, sin ninguna complicación y encima nos quedará moderno. Nos bombardearon con esa moda, y sus vídeos de cómo colocarlos, que era facilísimo, tan sólo había que desenganchar el vinilo del papel y pegarlo a la pared. Nada que ver con el papel pintado de antaño con cola y la que se liaba para ponerlo. 
Ajá, muy bien, ya tengo mi vinilo puesto, mira cómo mola. Le haces fotos, a todo invitado que viene a casa le enseñas lo bien que te ha quedado la pared decorada y el toque que le da a la estancia. Muy bien, pero....pasan los años y me mudo de casa. Con la emoción de la mudanza ni recaes en que tienes el vinilo puesto en la pared hasta que ya has empaquetado todos los muebles, ves el piso vacío y el vinilo allí solito en la pared. Ostias, y ahora qué? (ojitos de gato con botas de shrek). Pfff...con lo que me gusta no lo voy a dejar aquí para que se lo quede el siguiente inquilino (no, no, no...es mío y me lo llevo), podría aprovecharlo para mi nuevo hogar (aquí ya tienes pensado donde lo colocarás).

Pues venga, manos a la obra, total, son unas 12 frases pegadas, y si fue tan fácil de poner, será igual de fácil de quitar...

Aixx...pequeño saltamontes que estás leyendo esto, si tu también pensaste que podrías quitar esas letras de la pared y re-aprovecharlas, si iniciaste el proceso de sacar ese vinilo tan bien pegado para poder conservarlo...te compadezco.

Eso mismo es lo que le pasó a un familiar. Este familiar creyó que como yo soy muy manitas, seguro que esto se lo quitaba en un pis pas y encima se lo conservaría para el otro piso y todos contentos. Acepté el reto. Pensé que sería fácil. 

Aquí la foto del vinilo en cuestión (es chulo, eh?) No te das cuenta de cuantas letras tiene hasta que lo quieres quitar o poner.



Al quitar la primera letra y que se me rompiera ya empecé a ver que aquello no iría bien. Bueno venga, que eso es porque nunca has quitado un vinilo y no has pillado la práctica. Intento levantar una esquina de la siguiente letra para arrancarla con cuidado y crash, otra letra rota por la mitad. Pensamiento "me parece que el vinilo no se va a poder quitar", "quizá no sea reusable".
Conclusión después de romper toda la primera línea: lo quito pero imposible conservarlo. Lo quité porque había que dejar el piso tal cual te lo entregaban, con las paredes blancas y sin nada en ellas.

Así que a este familiar, le hice un cojín con esas frases, así no tiene problemas de quitar y poner y encima le da un rollo diferente al sofá o a la cama.


Esta es una idea de cómo conservar las frases chulas de un vinilo que has destrozado :P

También podríamos haber impreso en un dinA4 o dinA3 esas mismas frases y enmarcarlas.
O ir poniendo frases sueltas una al lado de otra en formato polaroid y colgarlas de un cordel y pinzas de madera.

El vinilo tan chulo es de aquí.

¿os ha pasado algo parecido? somos los únicos inocentes que  no sabíamos que los vinilos no son de quita y pon?


2 comentarios

  1. mola mucho tu idea del cojin, super molon... hasta la fecha no tengo ningun vinilo, asi que no se como se ponen o si se quitan... jjj... Lo de la idea de hacer un imprimible para un marco me gusta... saludines

    ResponderEliminar
  2. Siempre quise tener un vinilo en casa, pero mi pared tiene "gotele" cosa que odio porque no me permite poner ningun tipo de pegatina ni nada, y siempre quise tener en mi cuarto un compás con claves de sol, y silencios...y estas cosas y nunca pude!!

    http://unchicomasenlamoda.blogspot.com.es
    PG

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
© Pipistrello Rosso
Maira Gall